Rafael Secades La Hora de Asturias

Rafael Secades, administrador y coordinador del Centro de Nuevas Tecnologías de La Lila y de la Asociación de Amigos de Internet

Desde su inauguración el pasado 12 de febrero, el Centro Municipal de Nuevas Tecnologías del Ayuntamiento de Oviedo «La Lila» ha vivido una continua evolución y crecimiento de manos de la Asociación de Amigos de Internet. A punto de cumplir su segundo trimestre de actividad, es de rigor hacer un alto en el camino y conocer cual es el estado actual y proyectos de futuro. 

-¿Ha sido difícil poner en marcha un edificio con capacidad para tan diversas actividades?

-Ha sido una cuestión de aunar esfuerzos. El principal logro no cabe duda que es del Ayuntamiento de Oviedo, quien ha pilotado este proyecto desde un principio, depositando además plena confianza y libertad en nuestra Asociación. Ellos han llevado a cabo la ardua tarea de dar el primer empujón al proyecto y de nosotros depende ahora alzar este centro como una de las principales instituciones a nivel internacional. Suena ambicioso, no imposible.

-¿Cómo han repartido sus esfuerzos para conseguir este desarrollo?

-Desde un principio, tuvimos claro que el contacto directo con los usuarios era algo fundamental. Ya no sólo por ser un espacio público, sino porque consideramos que, a nivel social, uno de nuestros objetivos prioritarios es conseguir un acercamiento de todos los ciudadanos a las Nuevas Tecnologías. Debemos eliminar esos recelos iniciales que pueden surgir a las personas del tipo «es demasiado complicado para mi», «yo ya soy muy mayor», etc... Damos un trato muy personalizado a todos nuestros usuarios, pero sin olvidar el motivo de su visita: descubrir.

-¿Como podríamos describir, en números, la actividad del centro?

-Sinceramente, ha sido increíble. Sabíamos que el Cibercentro iba a contar con aceptación, pero no podíamos esperar una demanda tan amplia. Y como más claro se aprecia es a través de los resultados que refleja la estadística del primer trimestre de actividad: más de 300 usuarios al día, sin haber alcanzado todavía nuestro nivel máximo de actividad. En nuestra Sala Telecentro, de acceso público y gratuito a las nuevas tecnologías, hemos inscrito a más de 3.000 usuarios en 3 meses; más de 500 alumnos inscritos al curso de Alfabetización Digital, por el que ya han pasado más de 200; el Salón de Actos, con capacidad para más de 50 personas, se ha quedado pequeño en varias ocasiones, lo mismo que la Sala de Estudios.

-¿Qué novedades plantea el Cibercentro La Lila durante los meses de verano?

-Como apoyo a la política de ayuda del Ayuntamiento de Oviedo a los padres que deben compaginar las vacaciones de sus hijos con su actividad laboral, hemos decidido probar una nueva experiencia, con cursos dirigidos a niños entre 6 y 16 años, con una programación diferente, mucho más práctica, de manera que no perturbe ni su periodo vacacional ni su aprendizaje. Además, estamos estrechando lazos de colaboración con el Ministerio de Ciencia y Tecnología, y a partir de agosto la gente podrá participar en el programa «Internet Para Todos», método de enseñanza multimedia que da plena libertad de horarios a sus participantes, obteniendo un certificado final del curso y carnet de Internauta emitido por el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

-¿El Salón de Actos y la Sala de Exposiciones funcionan de manera independiente?

-La ventaja es que en cualquier momento podemos hacerlo de esta manera, pero siempre tratamos de generar actividades lo más homogéneas posibles. Los chicos de Alfabetización Junior hacen una presentación de sus proyectos elaborados a lo largo del curso, lo que, junto a la participación y compañerismo en clase, contribuye a su maduración, sociabilización, y preparación para su posterior formación laboral. En cualquier caso, acogemos por igual actividades centradas en uno de estos espacios o en ambos a la vez, teniendo acceso directo desde el exterior. Estamos en un momento de posicionamiento de la imagen del Cibercentro, y queremos alcanzar aquella que refleje un continuo espíritu de evolución, ser el lugar de contacto con las últimas tecnologías y el arte más vanguardista.

-Podría describirme los proyectos de futuro para este centro.

-Una de mis mayores satisfacciones es que el Cibercentro La Lila es una realidad cada vez más cercana. Todos estos meses, hablando siempre de futuro y los planes por venir, me daba la sensación de construir castillos en el aire. Pero la realidad ha resultado ser mucho más arrolladora y muchos ya se han materializado. No soy muy amigo de comunicar nuestros proyectos hasta una vez cerrados, pero puedo comentarte que a la vuelta de las vacaciones nos hemos marcado diferentes objetivos, como son un acercamiento al sector empresarial asturiano, la puesta en marcha de cursos de mayor nivel, así como cursos especializados en los nuevos perfiles profesionales del presente, y una amplia variedad de actos abiertos al público, entre otras muchas ideas.

 

Autor: Noelia M. Varela
Fuente:  La Hora de Asturias