La práctica totalidad de los ciudadanos tienen televisor o, incluso, más de uno; muchos, teléfono; y casi todos, móvil. Sin embargo, todavía queda mucho para que el ordenador y, más concretamente, el acceso a internet, tenga un uso generalizado. De momento, los ovetenses van por buen camino: su uso supera la media regional.

El dato se desprende de un estudio del Centro Tecnológico de la Información y la Comunicación (CTIC), a partir de 3.500 encuestas realizadas por toda Asturias.

Uno de cada dos hogares, concretamente, un 52%, cuenta con ordenador, mientras que en la comunidad autónoma la proporción es del 42,6%. De ellos, uno de cada tres, el 36,6%, cuenta con acceso a internet, frente al 25,6% del conjunto de la región.

Otro dato que llama la atención es que casi uno de cada cuatro ciudadanos, el 22,4%, se conecta todos o casi todos los días. Un buen balance teniendo en cuenta que la irrupción de internet es muy reciente. Sólo hay que hacer memoria para darse cuenta: hace diez años, en España, era todavía ciencia ficción. Y los cibercafés, tan sólo un proyecto. Hoy han creado afición.

Una media de 1.500 personas, muchos de ellos jóvenes, acuden cada día en Oviedo a estos establecimientos. A esta cifra hay que sumar los 300 usuarios que recibe el Cibercentro Municipal de La Lila. Desde que abrió sus puertas el 14 de febrero del pasado año, ya han pasado por la instalación del Ayuntamiento más de 5.000 usuarios, como confirmó ayer su coordinador, Rafael Secades Riestra.

La respuesta del público ha sido muy positiva. Hasta el punto de que, los primeros meses, se formaban largas colas a la puerta del equipamiento, ubicado en el remodelado Palacete de La Lila. Para evitarlas, los responsables municipales decidieron ampliar el horario. Otra de las medidas fue poner en marcha un sistema de reservas de ordenadores. En lugar de esperar en la calle, ahora los interesados tienen que pedir cita.

La media de edad de los usuarios del cibercentro municipal son los 35 años, y hay prácticamente el mismo número de hombres y mujeres. Acuden allí, en primer lugar, para realizar trabajos; en segundo, para buscar información; y, en tercero, para recibir y enviar correos electrónicos. Eso sí, no pueden utilizarlo para usos más lúdicos como chatear y andar con juegos.

 

Zona rural

El estudio del CTIC también analiza el tipo de conexión que prefieren los ovetenses: el 20,4% opta por el ADSL, el 45,3% por la línea telefónica y el 36,4 por el cable de fibra óptica. Llama la atención que, al contrario de lo que ocurre en el resto de España, en Oviedo y también en Asturias está mucho más extendido el cable que el ADSL. De hecho, es la única comunidad autónoma donde lo supera en número de conexiones: 40.500 altas en Telecable frente a las 32.392 que usan la otra tecnología.

Claro que no todos los vecinos del concejo que lo desean pueden contratar los servicios de la operadora asturiana. Aunque la expansión es considerable y alcanza a 85.377 hogares, la zona rural queda en zona de sombra. Tras llegar a la práctica totalidad del casco urbano de Oviedo, Gijón, Avilés, Corvera y Castrillón, donde sí está entrando o planea entrar la compañía es en localidades con gran concentración de población del centro de la región. Entre ellas, La Fresneda, Lugones o Pola de Siero.

Pero el cable no sólo es un medio para conectarse a internet. De hecho, en su origen, fue un sistema de transmisión de televisión. Por algo será que el mayor número de usuarios de Telecable en Oviedo son abonados a este servicio. Algunos menos, 20.500, al teléfono, y 13.000, a internet.

 

Navegar las 24 horas

Y si el estudio del Centro Tecnológico de la Información desvela que uno de cada cuatro usuarios se conectan a diario, es todavía más considerable la cifra de los que podrían pasarse las 24 horas navegando. Afortunadamente para su salud, no lo hacen o, al menos, no todos. El dato de la encuesta, un 61% de los 'internautas' tiene contratada tarifa plana.

 

Fuente: Diario El Comercio